Llegan a Rusia los primeros cuerpos de los 224 muertos en el Airbus ruso siniestrado en Egipto

San Petersburgo, Rusia .- Llegan a Rusia los primeros 144 cuerpos de las 224 personas fallecidas en el siniestro del avión de la compañía rusa MetroJet en la península egipcia del Sinaí después de que Egipto entregara la mayoría de los cadáveres encontrados a la embajada rusa este domigno, según informa la agencia de noticias rusa Tass.

El procedimiento para identificarlos comenzará este lunes en un crematorio de San Petesburgo y será coordinado por el vicegobernador de San Petersburgo, Igor Albin, tal y como indicó el domingo el ministro ruso de Situaciones de Emergencia, Vladimir Stepanov.

Los cadáveres, cuyas familias esperan en la ciudad noroccidental de Rusia atendidos por médicos y psicólogos, han sido trasladados hasta el aeropuerto de El Cairo bajo fuertes medidas de seguridad y, desde allí, han despegado rumbo al aropuerto de Pulkovo, en San Petesburgo, a donde han llegado en torno a las cinco de la mañana (hora peninsular española).

Sin embargo, antes de entregarlos, la Justicia egipcia ha realizado un examen externo de los cadáveres, ha ordenado exámenes de ADN y los ha enumerado y fotografiado. Entre los muertos figuran 220 ciudadanos rusos, tres ucranianos y un bielorruso, incluidos 25 niños.

Por otra parte, tras el anuncio del Comité de Aviación Interestatal ruso que afirma que el avión se destruyó en el aire y que los restos fueron desperdigados en un área de 20 kilómetros cuadrados, en la zona del accidente continúa la búsqueda de otros 61 cuerpos que todavía no han aparecido.

Una ambulancia egipcia traslada los cuerpos de fallecidos en el accidente de un avión ruso en la Península del Sinaí. Una ambulancia egipcia traslada los cuerpos de fallecidos en el accidente de un avión ruso en la Península del Sinaí.

Continúan la investigación y la búsqueda de los cuerpos.

Todo esto, unido a la llegada de nuevas imagenes por satélite, ha hecho pensar a las autoridades egipcias y al grupo de expertos ruso que colabora en la investigación bajo el mando de los ministros de Transporte y para Situaciones de Emergencia y el máximo responsable de la agencia de aviación civil, Rosaviatsia, que el avión se destruyó en el aire por un probable fallo técnico.

Sin embargo, el grupo yihadista Wilayat Sina (Provincia del Sinaí), filial egipcia de la organización extremista Estado Islámico (EI), asumió el sábado la responsabilidad por la caída del Airbus-321 en un vídeo cuya autenticidad no ha podido ser confirmada.

Mientras, continúan las pesquisas en el lugar del siniestro, al que la Fiscalía General egipcia ha prohibido el acceso, y se analiza el contenido de las cajas negras, que solo sufrieron daños leves.

Por su parte, el presidente egipcio, Abdelfatah al Sisi, ha pedido esperar las conclusiones de los estudios en los que colaboran también expertos internacionales procedentes de Francia, según ha informado a MENA el ministro egipcio de Aviación Civil, Husán Kamal, quien ha añadido que está previsto que se incorporen además dos alemanes.

Por otro lado, las aerolíneas emiratíes Air Arabia, Flydubai y Emirates Airline, así como la alemana Lufthansa y la francesa Air France, han anunciado que no sobrevolarán la zona de la península egipcia del Sinaí hasta que se conozcan más detalles sobre la tragedia.

Por contra, la también emiratí Etihad ha indicado que continuará haciéndolo, excepto sobre algunas áreas, tras una petición expresa de las autoridades egipcias que, por el momento, no ha sido confirmada por El Cairo.

El aparato, un Airbus-321, se precipitó en una zona desértica situada a unos 300 kilómetros al sur de la ciudad de Al Arish, capital de la provincia del Norte de Sinaí, tan solo 23 minutos después de haber despegado de la localidad turística de Sharm el Sheij con destino a San Petesburgo.

El año pasado, 3.250.000 ciudadanos rusos visitaron Egipto, de los que el 95% eligieron como destino las costas del mar Rojo, cuya capital turística es Sharm el Sheij.

Fuente: EFE

Más noticias

Ocho heridos por un terremoto de magnitud 6 en la isla indonesia de Java