Twitter, el caramelo social independiente

Un nuevo rumor acerca de que Google negocia la compra de la red de «microblog» permite poner en valor la plataforma del pajarito azul

31693233--644x362

De las grandes plataformas sociales, Twitter es posiblemente la que más actúa como un pez independiente. Cotiza en bolsa, es una empresa rentable pese a sus problemas de crecimiento de usuarios, y ha creado una nueva forma de consumo de televisión gracias a aquellos usuarios que no cesan un momento en comentar los programas en 140 caracteres.

Es todo un «caramelito» que muchas empresas estarían dispuestas a echarle el anzuelo.

Desde hace varios meses han surgido rumores de compra por parte de gigantes del sector. De nuevo, regresa la idea de que Google está detrás de hacerse con la plataforma de «microblog» de 280 millones de seguidores. No sería descabellado, puesto que el concepto de plataforma y su bien integrado sistemas de patrocinios publicitarios encajan perfectamente en la empresa americana. Y no sería extraño pensar que el fracaso de Google Plus tendría un recambio de esta índole.

Además, tampoco sería gran sorpresa dada las relaciones entre ambas, que les llevó hace unos meses a que el motor de búsqueda por excelencia volviera a integrar los «tuits». ¿Casualidad? El rumor, solo un rumor, ha hecho que durante unas horas las acciones de Twitter se dispararan. De un capital de 38.000 millones de dólares (34.000 millones de euros), esta plataforma es una de las grandes «comprables», que se resisten de una manera u otra a perder el control. Pero no es la primera vez que se habla de esto. En 2009 Google ya negoció con Twitter, una noticia que se filtró años después. Y el mismo rumor se repitió en 2011. Pero, para ello, se estima en que para hacerse con la red habría que abonar 50.000 millones de dólares.

El escenario de las redes sociales ha sido muy cambiante en los últimos años. Facebook, creado en 2006, se ha convertido en una gran empresa dispuesta a pagar 19.000 millones de dólares (13.000 millones de euros) por una aplicación, WhatsApp, que le ayudará a conquistar el entorno que hasta hace varios ejercicios económicos no dominaba: el teléfono móvil. Y la empresa fundada por Mark Zuckerbergsorprendió con la compra de Instagram, otra red especializada que crece a ritmo endiablado.

YouTube, la popular plataforma de vídeos, ha creado ella solita una nueva manera de consumo de contenidos, lo que le ha obligado a otras empresas a mover ficha y meter la cabeza en esto. Pero su camino se ha apoyado en la multimillonaria adquisición por parte de Google en 2006, que hoy en día, por cierto, sería casi un regalo (1.650 millones de dólares, unos 1.300 millones de euros).

El camino de las plataformas sociales ha sido el mismo desde hace años. La convergencia y las sinergias. Y el pez gordo que se come al pequeño, como base de la economía capitalista. Tumblr, que llamó durante un tiempo mucho la atención, entró en Yahoo tras pagar éste 1.100 millones.

Sin hacer mucho ruido pero bien posicionada está Linkedin, que esconde un gran potencial para encauzar las relaciones profesionales, y que se ha mantenido firme en ser independiente. Para mantenerse ha ido comprando «startups» en los últimos tiempos, tales como el agregador de noticias Pulse, la aplicación Refresh, o el servicio de aprendizaje Newsle. Pinterest, con más de trescientos millones de usuarios, también es otra de esas «comprables» que, por una razón u otra no ha sido comprada. El hecho de haber conseguido ser todo un éxito para la distribución de marcas y su importante uso entre las empresas bien le vale estar en el punto de mira. Y Twitter puede ser el siguiente.

Fuente: ABC TECNOLOGIA 

Más noticias

WhastApp Prueba con éxito la esperada función para borrar mensajes enviados

Relacionado