Presidente electo del Colegio Médico promete diálogo, pero con determinación

SANTO DOMINGO. El doctor Wilson Roa Familia es un defensor de los derechos sociales que en el pasado y, en más de una ocasión, apoyó a su principal contendiente en el recién concluido proceso electoral, Clemente Terrero, a la presidencia del Colegio Médico Dominicano (CMD).

—¿Cuál será su primera acción a partir del 8 de diciembre?

Abrir la compuerta del diálogo, la prudencia y la comprensión, pero con la determinación de un diálogo concreto que no sea ir a sentarnos para comprometernos, acordar y firmar y después negar lo que firmemos.

—¿Le toma la palabra a la ministra de Salud Pública, Altagracia Guzmán Marcelino, que invitó al diálogo a la nueva gestión del CMD?

Me parece que eso es una incomprensión, porque de aquí al 8 que cae viernes, estamos hablando de un mes y la situación de salud no necesita un mes más para permitir un agravamiento cuando juntos podemos superar la debilidades o, por lo menos trazar la ruta y armonizar una ruta que nos lleve a plantear la superación de un sector salud que colapso.

—¿Qué pueden esperar los médicos de su gestión?

Agendar la situación de salud del país como uno de los puntos prioritarios. Que el Estado lo asuma como gobierno.

—En materia de Seguridad Social, ¿cuál será el aporte?

Modificar la ley para hacerla inclusiva. No puede seguir siendo la ley un traje a la medida de la alta empresa y el capital financiero, donde la regla del mercado determina la salud del ciudadano.

—Doctor, hemos tenido siete huelgas en tres meses, y los pobres son los más afectados, ¿su gestión dará continuidad a ese modo de lucha?

La prioridad de nosotros es la negociación, la concertación. El problema es que las autoridades son quienes provocan la huelga, no es el CMD, porque después que tú firmas un acuerdo no lo cumples.

—¿Los partidos políticos tendrán cabida en su gestión?

Los partidos dirigen al Estado y el Estado representado en el gobierno es el que tiene el desorden en la salud, entonces con ellos hay que discutir también, y hacerles saber que cuando a uno de ellos les da un infarto en las afueras de la ciudad los llevan al primer centro de salud y los hospitales del Estado están carentes para darles respuestas a la salud de ellos, en consecuencia, hay que hacerle conciencia que no es ir al servicio público cuando van como funcionarios y hacer lo contrario del mandato de la ley y la responsabilidad constitucional.

Más noticias

ADARS dice índice satisfacción usuarios salud supera el 89%

Relacionado