Un juez decreta prisión preventiva para el expresidente del Congreso de Guatemala por corrupción

Guatemala .- Un juez de Guatemala ha decidido vincular a proceso y enviar a prisión preventiva al expresidente del Congreso Pedro Muadi, acusado de crear falsas plazas de trabajo y lucrarse de ellas en el organismo legislativo tras una petición de la Fiscalía, que veía riesgo de fuga y peligro de obstrucción a la Justicia.

En declaraciones a los periodistas, Muadi, que renunció el pasado 21 de octubre a su puesto como diputado al Congreso después de que la Corte Suprema de Justicia (CSJ) lo despojara de la inmunidad parlamentaria, ha asegurado que su intención es respetar a la Justicia y no entorpecer el proceso y ha asegurado que lo que está en duda no es el delito sino “su participación” en él. Tal y como ha argumentado su defensa, el político ha asegurado que la Fiscalía basa su acusación “sobre supuestos que no son reales”, y ha subrayado que su responsabilidad es demostrarlo. De este modo, no descarta presentar recursos y apelaciones al proceso.

Por otra parte, el juez ha dado un plazo de dos meses a la Fiscalía para realizar la investigación definitiva, tiempo que Muadi debe esperar en la prisión del cuartel militar Mariscal Zavala, en la periferia norte de la capital guatemalteca.

Malversación, asociación ilícita y lavado de dinero
El que fuera diputado del exgobernante Partido Patriota (PP), que se encontraba en prisión a la espera de que se celebrase esta diligencia, está acusado de los delitos de peculado (malversación) por sustracción, asociación ilícita y lavado de dinero y se negó a declarar en la audiencia de primera declaración.

La Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) y el Ministerio Público (MP, Fiscalía) acusan a Muadi de haber creado al menos 15 plazas fantasmas para guardias de seguridad privada cuando fue presidente del Congreso en 2012 con las que se desviaron fondos a empresas de su propiedad.

Por su parte, la defensa del exdiputado, que no ha descartado recurrir o apelar la sentencia, ha pedido medidas sustitutivas para su defendido ya que asegura que no existen indicios suficientes que demuestren la participación de su cliente en estos hechos porque “no tiene sentido haber dejado tantos cabos sueltos” y haber depositado todo el dinero en su cuenta. Sin embargo, el juez ha rechazado la solicitud.

Según las investigaciones, el expresidente del Congreso guatemalteco se valió de su cargo como diputado y contrató a 28 personas en el período 2013-2014, época en la que suscribió contratos con cuatro cómplices que, a su vez, buscaban a personas para cometer estos hechos ilícitos. A los guardias se les pagaba 2.000 quetzales al mes (240 euros), pero el contrato contemplaba que sus salarios eran de 8.000 quetzales (958 euros) y el resto del dinero era desviado a las empresas de Muadi.

Por este caso han sido detenidas 32 personas, entre empleados del Congreso y particulares que supuestamente también se beneficiaron de las plazas fantasmas.

Fuente: RTVE.es/EFE

Más noticias

Consejo de Seguridad pasa de puntillas sobre la intervención turca en Siria