cumbre-de-las-americas-2026603w300 1

El papa Francisco pide un “diálogo sincero” y colaboración en la Cumbre de las Américas

cumbre-de-las-americas-2026603w300 1

VATICANO.- El papa Francisco manifestó hoy su deseo de que la Cumbre de las Américas constituya “un diálogo sincero” que supere diferencias y afronte “con realismo” los problemas del continente, como la desigualdad o la inmigración.

Además, en el mensaje a los líderes reunidos en Panamá, el pontífice pidió un esfuerzo en la lucha contra la inequidad, “fuente de conflictos”.

“Me gustaría manifestarles mi cercanía y aliento para que el diálogo sincero logre esa mutua colaboración que suma esfuerzos y supera diferencias en el camino hacia el bien común”, dijo el papa en la carta difundida hoy por la Santa Sede y remitida ayer al anfitrión de la VII Cumbre de las Américas, el presidente panameño Juan Carlos Varela.

Francisco expresó su “sintonía” con el tema de la cumbre, “Prosperidad con equidad: el desafío de la cooperación en las Américas”.

“La inequidad, la injusta distribución de las riquezas y de los recursos, es fuente de conflictos y de violencia entre los pueblos, porque supone que el progreso de unos se construye sobre el necesario sacrificio de otros y que, para poder vivir dignamente, hay que luchar contra los demás”, planteó.

El pontífice criticó que “en las economías emergentes, gran parte de la población no se ha beneficiado del progreso económico general, sino que frecuentemente se ha abierto una brecha mayor entre ricos y pobres”.

Y agregó que “no es suficiente esperar que los pobres recojan las migajas que caen de la mesa de los ricos”, sino que “son necesarias acciones directas en pro de los más desfavorecidos”.

Sobre la inmigración, el papa lamentó que “en ocasiones, la falta de cooperación entre los Estados deja a muchas personas fuera de la legalidad y sin posibilidad de hacer valer sus derechos”.

Francisco fustigó las “diferencias escandalosas y ofensivas” en detrimento de los indígenas, la zonas rurales y los suburbios de las grandes ciudades, para cuyas poblaciones pidió “una auténtica defensa” contra el racismo, la xenofobia y la intolerancia.

El obispo de Roma recalcó que “hay «bienes básicos», como la tierra, el trabajo y la casa, y «servicios públicos», como la salud, la educación, la seguridad, el medio ambiente…, de los que ningún ser humano debería quedar excluido”.

Agencias AFP y EFE.

 

Más noticias

Al menos 50 muertos en un atentado suicida en Nigeria

Relacionado