¿De dónde viene el traje de cucurucho?

El traje morado o negro que llega hasta el talón, usados por los devotos que participan en las procesiones de Guatemala se deriva de atuendos religiosos coloniales y toma el nombre del gorro en forma de cono con el que se cubrían la cara los penitentes.

67a5cfdb-595d-4771-80b8-070f4d3c35fa 749 499

Cucuruchos con traje talar morado símbolo de penitencia, llevan en hombros el anda con la imagen de Jesús Nazareno de Los Milagros, del Santuario al Señor San José, de la capital de Guatemala. Año 2015.

03 de Abril 2015

 Esta indumentaria, por otra parte, está muy ligada a la vestimenta penitencial que se utilizaba en conventos y abadías por monjes clunicienses que seguía los preceptos de San Benito y benedictinos hacia el siglo XII. Pero esencialmente el traje de peregrino fue establecido por la orden franciscana en el siglo XII, con las ordenanzas de San Francisco de Asís.

Estos ropajes tuvieron amplísima difusión en toda Europa. En España se volvieron comunes, en los lugares sagrados, sobre todo entre las multitudinarias peregrinaciones a Santiago de Compostela y después del siglo XVI en el nuevo mundo colonizado por los hispanos.

En Guatemala

La vestimenta de cucurucho, tal y como hoy se conoce en Guatemala, aparece, casi al mismo tiempo que las procesiones y adopta los colores y el simbolismo de la cuaresma y semana santa definida y establecida por el Concilio de Trento, celebrado entre 1559 y 1565. En este caso el morado que significa penitencia, y el negro que simboliza luto.

Los trajes de penitentes de las procesiones de Semana Santa de nuestro país fueron instituidos por las reglas de los conventos de Santiago de Guatemala a partir de 1550, cuando las procesiones eran acompañadas por los monjes de clausura.

Las primeras datos concretos de los trajes de cucuruchos en Guatemala, se mencionan en la procesión de Jesús de Candelaria, en 1596, en la Crónica del Ayuntamiento de Santiago, en donde menciona que el cortejo procesional recorrió los alrededores del templo ese año el Viernes Santo en horas de la mañana en una pequeña andarilla. Se refiere también a la banda de músicos indígenas, a la música de metales y a los trajes de los penitentes.

La crónica indica que los hombres, iban vestidos con un túnica morada, con una esclavina blanca “al estilo de los penitentes de Santiago de Compostela” y los criollos y nobles iban ataviados como penitentes “portando cucuruchos negros, túnica y alba negra que les cubría el rostro, portando faroles con cirios encendidos”. Llas insignias de la Pasión eran llevadas por los miembros del Ayuntamiento y por los criollos integrantes de los Gremios de Artesanos.

Tomás Gage, viajero que recorrieron elcontinente americano durante el dominio hispánico, describe hacia principios del siglo XVII los trajes talares de Semana Santa y su descripción coinciden los descritos en la crónica del ayuntamiento. José Moziño en 1795, agrega, que durante el Miércoles y Jueves Santos los trajes eran de color morado, en tanto el Viernes Santo se utilizaban túnica negras en conmemoración del luto de la muerte de Jesús.

Prevalece

En el siglo XIX, Jacobo Hafkens, en 1860, en su libro de viajes, publica dibujos de los trajes y coinciden con lo señalado desde el siglo XVI. Durante los siglos XIX y el XX los trajes de cucurucho no tuvieron mayores variaciones.

Vestir el traje de cucurucho es casi un ritual. Especialmente entre los miembros de las hermandades que pasan desde la vestimenta de aspirante hasta miembro de la congregación. El uso de la indumentaria también es generacional y pasa de padre a hijo. Este atuendo es conservado con mucho cariño y respeto por los penitentes, para lucirlo año con año en las procesiones.

El traje de cucurucho guatemalteco es único en América Latina, y ha adquirido su propia identidad como resultado de singulares procesos históricos y la creatividad de sus portadores. En el siglo XXI se fortalece su uso y cada vez más las nuevas generaciones lo visten y aceptan la responsabilidad y significado que este atuendo representa.

Fuente: libro Historia y tradiciones populares de Cuaresma y Semana Santa en Guatemala. Celso A. Lara Figueroa. 2003.

Más noticias

Reciben amenazas de bomba durante visita de Putin a ciudad rusa

Relacionado